3 opciones de martillos cinceladores eléctricos

Una de las herramientas más utilizadas en la construcción es el martillo de demolición o martillo cincelador eléctrico, diseñado para el uso combinado de martillo y cincel.

El uso de un martillo de demolición no es en absoluto sencillo: las vibraciones impuestas por el cuerpo requieren una fuerza física considerable para sostener la herramienta y empujarla contra el artefacto a demoler; y un equilibrio considerable porque las vibraciones hacen que el cuerpo se agite. A menudo se utilizan dos operadores, en función del trabajo que se vaya a realizar.

Por eso, es de suma importancia evaluar bien cuál es el objetivo de comprar este tipo de herramientas, ya que en base a eso determinaremos si elegimos uno u otro modelo.

En este artículo te guiaremos para que tu compra sea lo más acertada posible, brindándote las características que tienen estas máquinas, y al finalizar la lectura podrás determinar cuál es el modelo ideal para ti.

¿Cómo elegir un martillo cincelador eléctrico?

Antes de mostrarte los mejores modelos del mercado, queremos que tengas en cuenta algunas cualidades importantes de estas herramientas.

Potencia

Este factor es muy importante, ya que resume todas las características inherentes a la potencia del martillo, un elemento clave para elegir el modelo más adecuado a tus necesidades. El valor más importante de este factor es el nivel de potencia, que define la fuerza del golpe y la velocidad de percusión (que veremos más adelante). Normalmente, los disyuntores tienen una potencia de entre 1.000 y 2.000 vatios, pero puede ocurrir que algunos modelos se salgan de este rango. 

Hay algunos modelos con una potencia de 900 vatios que están especialmente indicados para trabajos de precisión, ya que, aunque la potencia de los golpes no es muy alta, pueden alcanzar una gran velocidad. Sin embargo, el nivel no sólo define la potencia y la frecuencia de los golpes, sino que es un valor que indica la duración durante la cual se puede utilizar el interruptor.

Fuerza de golpe

Este es quizás el elemento más importante a analizar y nos permite comprender la fuerza de cada golpe individual y, por lo tanto, qué tipos de materiales se pueden triturar con un modelo determinado. 

La fuerza de choque se mide en julios (J), donde un julio equivale a la fuerza empleada para levantar un peso de 100 g del suelo. Para guiarnos por el mercado de los martillos, todos los modelos con menos de 30 julios de potencia se utilizan para trabajos de precisión, mientras que los diseñados para demoler materiales duros como el hormigón, la piedra o los muros tienen una potencia de 30 julios o más.

Velocidad de percusión

Este valor afecta a la calidad del trabajo y a la rapidez con la que se puede realizar. Por lo general, la tasa de percusión es inversamente proporcional a la potencia del motor y rara vez es inferior a 1300 golpes por minuto. Cuanto mayor sea la velocidad de percusión, mayor será la precisión del trabajo; de hecho, como veremos, los modelos menos potentes destinados a un trabajo preciso alcanzan una velocidad de percusión elevada. Por el contrario, los modelos muy potentes son poco precisos y tienen una velocidad de percusión menor. Por último, recuerda que cuantos más golpes de percusión por minuto, más rápido se completará el trabajo, siempre que se disponga de suficiente potencia para romper el material a trabajar.

Sistema antivibratorio

Si sólo piensas comprar un martillo de demolición para un uso ocasional, puedes optar por un modelo económico y ahorrar algo de dinero, pero si piensas utilizarlo con frecuencia, aunque no sea demasiado exigente, entonces es mejor elegir una herramienta profesional de todos modos.

Especialmente en este último caso, hay que tener mucho cuidado en comprobar que el modelo que se elige está equipado con un sistema antivibratorio; de lo contrario, la herramienta podría ser extremadamente difícil de manejar, además de causar graves problemas a la persona que lo maneja.

Brocas utilizables

Este elemento varía poco entre cada modelo del mercado, de hecho todos los martillos permiten el uso de varios tipos de cinceles, incluyendo los planos y los puntiagudos. Sin embargo, algunos modelos pueden estar equipados con determinados tipos de cinceles que pueden ajustarse a las necesidades del trabajo. Por eso, recomendamos prestar especial atención a la descripción del cincelador a comprar, y también a los comentarios de los usuarios, que usualmente suelen compartir su experiencia.

Estructura

Los martillos cinceladores eléctricos son máquinas bastante difíciles de manipular. Son pesados y aparatosos, pero existen modelos más hogareños y, lógicamente menos potentes. 

Las medidas pueden variar mucho, sobre todo en función del tipo de martillo con el que estemos tratando, pero cuidado en este aspecto, porque el peso y las dimensiones no siempre se traducen en mayor potencia de golpe o frecuencia.

Es importante que elijas un modelo que puedas manipular, pero también que hagas especial hincapié en las características anteriores, para corroborar si te servirá para el trabajo que tienes previsto hacer.

Las 3 opciones de martillos cinceladores eléctricos

Al ser herramientas tan utilizadas para construcciones, podemos encontrar muchas marcas de gran trayectoria de las que podemos fiarnos, así que dispones de una gran variedad de modelos a elegir. Estos son los que recomendamos: 

Makita HR 2470

Es sabido que la marca Makita es sinónimo de máxima calidad y garantía para todos los productos de bricolaje. Este martillo en el modelo HR2470 tiene la característica de ser un martillo giratorio. Esto podría ser útil, y no es una ventaja que tengan todos los otros modelos.

La potencia es de 780 vatios, la rotación de 0-1100 rpm, y la percusión de 0-4500 rpm, 2,4 J.

Tiene un peso de 3kg, por lo que es muy fácil de operar. 

Sirve tanto para taladrar como para cincelar materiales robustos y pesados como madera, metal, cerámica y plástico.

Te recomendamos que leas sus especificaciones en la ficha del producto, ya que aclara medidas más específicas aún que te pueden ser de gran utilidad. 

Bosch Professional GBH 2-20 D

Este modelo de la tan conocida marca Bosch mide 40 x 11 x 36 cm y pesa 2,9 kilos, lo que lo convierte en una herramienta muy compacta y fácil de usar, que además evita una tensión excesiva en la espalda y el cuello.

No solo es un martillo cincelador, sino que también es un percutor, lo que lo hace una herramienta dos en uno.

La potencia es de 650 vatios, y los comentarios de los usuarios aseguran que es capaz de martillar materiales duros como el hormigón sin problema alguno.

Su precio es súper acotado, por lo que puede ser una solución integral de maravilla para tu hogar.

Einhell Martillo de demolición TE-DH 32

El modelo TE-DH 32 de Einhell tiene una potencia de 1550 vatios, y una velocidad de 1900 RPM.

Viene con un cable eléctrico de 400 cm de construcción robusta, así como con la apreciada funda de transporte para mantener todos los accesorios juntos y facilitar su transporte. Las vibraciones son bajas en comparación con otros martillos de demolición porque tiene un mango, el principal, que está amortiguado. La empuñadura adicional tiene inserciones antideslizantes, también diseñadas para minimizar las vibraciones. 

Es pesado. Tiene un peso de 10.3 Kilogramos por lo que no es algo tan sencillo de operar, pero se compensa con su capacidad de demolición. 

Si estás buscando una máquina más potente o para trabajos más profesionales, este modelo sería el indicado para ti.

Conclusión, ¿qué martillo cincelador eléctrico comprar?

Como habrás notado, te mostramos herramientas desde lo más básico hasta lo más profesional, aunque siempre tratamos de enfocarnos en el uso doméstico, ya que para usos profesionales se requiere de asesoramiento personalizado.

Esperamos que nuestra guía de compra te haya servido par

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba